off

Devocionales para diciembre 2017

  • martes, 5 de diciembre de 2017

    “Sin Raíz”

    Lee Mateo 13:1-9, 18-23

     

    Jesús usaba muchas parábolas cuando hablaba con la gente para que pudieran entender mejor el mensaje. Una de ellas era acerca de un sembrador y 4 terrenos diferentes. Jesús cuenta que una parte de la semilla cayó en terreno pedregoso y brotó pronto, pero por no tener raíz, se secaron las plantas.

    Después de haberle contado esta parábola a la gente, Jesús se lo explicó con más detalles a sus discípulos.  Explicó que esa semilla que cayó en terreno pedregoso es como aquel que oye la palabra y la recibe con alegría, pero dura muy poco tiempo porque no tiene raíz. “Cuando surgen problemas o persecución a causa de la palabra, en seguida se aparta de ella” (v. 21).

    Cuando sopla el viento fuerte en tu vida, ¿eres como esa semilla que se seca porque no tiene raíz? Sabes de qué estoy hablando. “No fue hasta que dijera que sí al Señor que vinieron tantas cosas contra mí.” ¿Nunca has dicho u oído eso? “Pero es que yo soy hijo de Dios, ¿Por qué tengo que pasar por esto?

    Muchas veces vamos a pasar por tiempos difíciles. Eso es de ahí. Nunca nos prometió Dios que esta vida iba a ser fácil. Al contrario, porque somos hijos de Dios, enemigos del príncipe de este mundo, esta vida nos traerá mucha aflicción. Pero no podemos permitir que esas cosas nos alejen de Dios. Que no seamos como el viento que va y viene. Con esa misma alegría que recibimos la palabra, vamos a seguir de pie, cabeza en alto, y los pies arraigados al fundamento que es Cristo Jesús. Que nada ni nadie nos mueva de Su lado sino que nos acerquemos más a Él aún en la tormenta.

    ¿Tienes raíz? ¿Das fruto como la última parte de la semilla en la parábola? ¿O te secas cuando la vida se te pone difícil? ¿A qué o a quién estás ARRAIGADO?

  • martes, 12 de diciembre de 2017

    “Unidos”
    Leer Hebreos 12:14-15.

     

    Este pasaje en el libro de Hebreos está lleno de consejos para la vida de un cristiano. Nos dice el autor que tenemos que buscar la paz y la santidad porque sin ella no veremos al Señor. También nos dice que no podemos dejar de alcanzar la gracia de Dios. Pero quiero enfocarme en la segunda parte del verso 15 que dice, “de que ninguna raíz amarga brote y cause dificultades y corrompa a muchos”.

    ¿Alguna vez has oído a alguien decir, “Perdono, pero no olvido”? Eso es un disparate. Es muy fácil mantener raíces de amargura contra alguien. Nos hemos puesto tan sensibles dentro de la iglesia, y cualquier cosita nos afecta. Nos enojamos los unos con los otros, tanto que ni podemos compartir o estar en el mismo ministerio con esa persona. El verso dice que cuando brotan raíces amargas, causa dificultades y corrompe a muchos. En otras palabras, tu actitud y falta de humildad traen consecuencias a otras personas. Rompe relaciones. Divide ministerios. Afecta al pueblo de Dios.

    ¿A caso no sabemos que nuestra lucha no es contra carne ni sangre sino contra principados y potestades (Ef. 6:12)? La meta del enemigo es dividir a la iglesia de Cristo, y él y sus demonios están más unidos que  nunca porque saben que les falta muy poco tiempo. Hay poder en la unión, y si nuestro enemigo lo sabe y se está organizando para esta guerra, ¿dónde está el pueblo de Dios? ¿Por qué no estamos uniéndonos y preparándonos? Mis hermanos, es hora de levantarnos, de desechar las raíces de amargura y odio, de amarnos los unos a los otros y unirnos como hermanos en Cristo que somos.

    Si tienes un problema con tu hermano, arréglalo ya con la ayuda del Espíritu Santo. ¡Unámonos!

  • UNIDOS: martes, 19 de diciembre de 2017

    “Arraigados en Cristo”

    Leer Colosenses 2:6-7.

     

    Cuando Pablo escribió esta carta a los Colosenses, había muchos problemas con los falsos profetas. Usaban parte de la verdad mezclado con otras cosas inventadas por ellos mismos para engañar a los nuevos creyentes. Por eso Pablo los tuvo que advertir, y es una advertencia para nosotros también porque hoy día hay muchos falsos profetas engañando a los cristianos que no están arraigados y edificados en Cristo.

    Dinámica: Lee las siguientes oraciones, decide si crees que son ciertos o falsos, y entonces estudia el verso bíblico correspondiente.

    1. Es necesario hacer buenas obras para mantener la salvación. (Ef. 2:8-9)
    2. Honren al Señor obedeciendo cada uno de sus leyes ya que Él mismo las creó. (Rom. 3:28, 7:6)
    3. Tu inteligencia es todo lo que necesitas para obtener todo lo que quieres. (1 Cor. 3:18-20, 2 Cor. 9:8)

    Si no sabemos bien qué creemos y por qué lo creemos, podemos ser engañados fácilmente y desviarnos de la Verdad. Hay muchas doctrinas falsas y enseñanzas que no dirige hacia Cristo Jesús que es el Camino, la Verdad y la Vida. No hay otro. Procura estudiar bien la Palabra de Dios, anotar en las prédicas los domingos e ir a los Estudios Bíblicos para así seguir aprendiendo y estar seguro, firme y arraigado en Cristo. 2 Timoteo 3:16-17 dice, “Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir y para instruir en la justicia, a fin de que el siervo de Dios esté enteramente capacitado para toda buena obra.”

  • martes, 26 de diciembre de 2017

    “Cimentados en Amor”

    Lee Efesios 3:16-19.

     

    El Apóstol Pablo les escribe en esta carta a los Efesios, y comparte una oración con ellos que ha hecho al Señor. Él pide que les de fortaleza, que Cristo habite en sus corazones, y que estén arraigados y cimentados en amor para que puedan comprender la magnitud de Su amor.

    El amor de Cristo para con nosotros es algo muy difícil de describir. Para que alguien sufra y muera de una manera tan terrible porque nos quiere salvar y dar la vida eterna…no hay mayor amor que ese. Pero Pablo quiere que los Efesios lo comprendan, y la única manera de comprenderlo es si estén “arraigados y cimentados” en el (v.17). Y entonces serían repletos (llenos, colmados) de la totalidad (plenitud, integridad)  de Dios (v. 19).

    Te invito a tomar un momento para meditar en el amor de Cristo. Piensa en todo lo que ha hecho por ti. Y te invito a que busques una canción dentro de ti para darle las gracias ahí donde estás, una que ya hemos cantado en la iglesia o una nueva que brota de tu corazón.

    Sugerencia:

    Si estamos arraigados en amor, lo que sale de nosotros debería ser AMOR. Nuestra reacción en cada situación debe ser el resultado del amor que Cristo primeramente nos brindó a nosotros, aún sin merecerlo. Que todos tengan el anhelo de conocer el amor de Cristo porque vieron el reflejo de Su amor en nosotros.

    Dinámica: ¿Cómo tú puedes demostrarle el amor de Cristo a alguien? Piensa en unas maneras y procura ser intencional esta semana.

About the Author