off

Devocionales para junio 2017


  • martes, 6 de junio de 2017

    “Tiempo para Re-evaluarnos”

    Lee 2 Corintios 13:5

     

    ¿Hiciste una(s) resolución(es) en enero para el nuevo año? ¿Pusiste metas para tu crecimiento espiritual? ¿Cómo te ha ido? ¿Has crecido, te has quedado igual o te has alejado más?

    Nuestra condición espiritual no es algo que se ve con los ojos humanos. Como dice 1 Samuel 16:7, “el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón”. Sin embargo, podemos obtener una idea general de nuestra condición espiritual y nuestro nivel de compromiso con unos indicadores externos. Son los aspectos visuales que otros sí pueden ver. Jesús dijo, “por sus frutos los conoceréis” (Mt. 7:20).  Así que vamos a auto-evaluarnos. Contesta sinceramente.

    1. ¿Cómo está tu asistencia en la iglesia? (Heb. 10:24) ¿Cómo está tu compromiso con los cultos y con el servicio en Su Casa?
    2. ¿Cuánto tiempo dedicas al estudio de la Palabra de Dios? (Rom. 10:17)
    3. ¿Cómo está tu vida de oración? (Apoc. 5:8)
    4. ¿Cómo es tu conducta moral en tu casa?
    5. ¿Estás evangelizando? (1 Pd. 3:15)
    6. ¿Eres fiel con tu diezmo y ofrenda? (1 Cor. 16:1-2)

    ¿Cómo te fue? ¿Pasaste el examen? Tu nivel de compromiso con el Señor es un asunto determinado dentro de tu corazón. Tu relación con Dios y tu compromiso con Él y Su Casa depende de ti, no de Él.

    Toma un momento para pedirle perdón al Señor si es necesario, y pídele que te enseñe en qué área necesitas mejorar para serle más fiel a Él.

  • martes, 13 de junio de 2017

    “Prepárate y Regresa”
    Leer Éxodo 33:7 y Lucas 22:39-41.

    ¿Has escuchado el dicho “pa’ lante siempre, pa’ atrás ni pa’ coger impulso”? o ¿tú mismo lo has dicho? Es algo que escuchamos o pensamos al enfrentar una situación, al tomar una decisión importante en nuestras vidas o simplemente como apoyo. Peor ¿Qué pasa cuando ya has pasado tanto que ni ganas de seguir consigues? ¿Qué pasa cuando se te hace más fácil pensar “estoy cansado, ni para la iglesia voy el domingo”, o “me merezco un tiempo solo y tranquilo”? Acompáñame a Éxodo 33:7; nota como dice “y cualquiera que buscaba a Jehová, salía fuera del campamento”. Moisés sabía que necesitaba un tiempo solo y tranquilo pero no para relajarse, sino para prepararse, para poder sentir a Dios y hablar con Él. Jesús en Lucas 22:39-47 nos muestra que Él necesitaba ese tiempo solo y tranquilo pero para hablar con Su Padre.

    Un Halftime Break es una oportunidad para alejarte del ruido, de la presión, una oportunidad para apartarte un momento y recuperarte. Un jugador de baloncesto o futbol necesita un tiempo luego de haber jugado durante la primera mitad ya que el cansancio y agotamiento físico es fuerte y abrumador. El ruido y la presión ejercida por el público pueden llegar a ser frustrante de cierto modo. Ahora nota lo curioso: Moisés estaba dirigiendo un pueblo de miles de personas, Jesús era acaparado por personas cada vez que salía y esos jugadores están cansados, pero cada uno de los mencionados aprovechó ese tiempo apartado porque sabían que al regresar se iban a enfrentar a algo más fuerte.

    Esos jugadores conocen que después de este tiempo breve tiene que salir a jugar más fuerte que en la mitad anterior del juego. Este “break” que tienes ahora no es para relajarte, es para prepararte y regresar más fuerte.

    Toma un momento para levantar esta alabanza de declaración. Con la ayuda de Dios, estaremos más fuertes que nunca para seguir detrás de Su voluntad.

  • UNIDOS: martes, 20 de junio de 2017

    “Muévete. Establécete. Recuerda.”
    Leer Génesis 35:1 (Nueva Traducción Viviente).

     

    Si has estudiado la Palabra, estoy seguro de que hayas leído acerca de Jacob. En estos momentos, Jacob y toda su familia vivía en un pueblo llamado Siquem, pero Dios estaba a punto de cambiar la vida de Jacob de manera sobrenatural.

    Antes de recibir las bendiciones que Dios tenía preparadas para él, Jacob tuvo que hacer tres cosas. Primero, tuvo que levantarse y moverse de donde estaba. No pudo quedarse en el mismo lugar. ¿Has estado en el mismo lugar mucho tiempo? ¿Has estado muy cómodo? Es tiempo de moverte.

    Segundo, Dios lo mandó a establecerse en ese lugar. Pero, espérate. ¿Primero tengo que moverme y ahora quedarme quieto? Lo que tienes que establecer es tu interior, tu corazón y tu mente de acuerdo a la Palabra de Dios. Habla VIDA a tu situación. “Dios no me fallará” (Js. 23:14). “No me faltará nada” (Sal. 34:9-10). “Me sanará” (Jer. 30:17). Declara las cosas hechas en el Nombre de Jesús en tu vida, y busca esa paz que sobrepasa todo entendimiento (Fil. 4:7).

    Tercero, Jacob tuvo que preparar un altar para siempre recordar la fidelidad de Dios y de dónde lo había sacado. ¿De dónde Dios te sacó? ¿Vives tu vida en agradecimiento por todo lo que ha hecho por ti?

    Dios tiene un sin número de bendiciones preparadas para ti, pero antes de recibirlas, tienes que moverte, establecer tu interior y entonces recordar. Te invito a tomar un tiempo de oración y adoración con el Señor para que te ayude porque lo que viene es GRANDE, y no querrás verlo pasarte por el lado.

  • martes, 27 de junio de 2017

    “Justo en la Mitad”

    Lee 2 Corintios 5:17.

    Ya estamos en junio, la misma mitad de este año. Yo no sé si al terminar el año anterior te alegraste y comenzaste a tener expectativas y metas para este año. Así sea lo más simple, todos en algún momento lo hacemos y no está mal hacerlo, pero el problema está cuando ya estamos en el sexto mes y todo sigue igual. La misma rutina, la misma carga, el mismo problema… Y tan bueno que iba a ser el 2017…

    El pueblo de Israel estuvo caminando alrededor de un desierto durante 40 años (Josué 5:6). Estuvieron 40 años viendo lo mismo, haciendo lo mismo, cargando lo mismo, quizás tenían las mismas expectativas de “todo va a mejorar”, pero día tras día, año tras año se quedaban en lo mismo hasta que cada uno murió. ¿Cuánto tiempo llevas tú en lo mismo? ¿Con la esperanza de ver algo distinto, con las ansias de llegar a Canaán? Por esta razón es que nos proponemos tantas cosas. Por esta razón es que nos decepcionamos tanto. Pero según 2 Corintios 5:17, vemos que todas las cosas son hechas nuevas. TODAS. Dios no es limitado como para dejarte lo mismo, al contrario, tiene maravillas para enseñarte cada mañana.

    Te dije al principio que el problema está cuando todo sigue igual, luego de tanto tiempo y tantas metas y quizás te cuestiones ¿por qué? Simple, todo por el hecho de que nos volvemos locos tomando decisiones por nuestra propia cuenta cuando la voluntad de Dios es mucho mejor. La diferencia no está en qué año vives, sino en cómo está Dios en tu vida. Él, tan pronto se lo permitas, va a glorificarse y te llevará a donde Él quiere llevarte, en cada aspecto de tu vida.

    Finalmente, tú, servidor de la casa, todavía queda mucho por hacer, por ver, por aprender. Tú, que quizás nos visitaste por primera vez recientemente o simplemente, que estás leyendo esto, Dios quiere comenzar algo mejor en tu vida. Te quedan 6 meses para terminar este año, pero toda una vida para alinearte a la voluntad de Dios. Al confiar en nuestra propia voluntad vamos a fracasar y vamos a estar años caminando en el desierto, sin necesidad. Te dejo con una resolución, aunque ya estamos a mitad de año, pero te puedo asegurar que no hay ni habrá una mejor que esta:

    “Dios, que se haga TU voluntad”.

  •  

About the Author