off

Devocionales para marzo 2017


  • martes, 7 de marzo de 2017

    “Yo”

    Pablo dice en 1 Corintios 11:1, “Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo”. Mi problema con este verso es que nosotros, los cristianos de hoy día, nos hemos convertido en imitadores del mundo en vez de imitadores de Cristo. ¡Ayyyy! Yo sé…no gusta, pero es la verdad. Nuestra sociedad es una de “yo”…qué necesito yo, qué quiero hacer yo, qué me conviene a , etc. El gran problema con esto es que no hay una gran diferencia entre muchos cristianos y los impíos cuando se trata de esta mentalidad del “yo”.

    Dios nos dice a través de Pablo en Filipenses 2:3, “No hagan nada por egoísmo o vanidad; más bien, con humildad consideren a los demás como superiores a ustedes mismos”. Y nos manda en Marcos 12:31 que tenemos que amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos.

    ¿Por qué esta mentalidad del “yo” es tan peligrosa? Porque nos toca a nosotros, como hijos del Dios Todopoderoso, amar a nuestro prójimo, y si lo amamos, vamos a querer que tenga lo que tenemos nosotros: LA SALVACIÓN. Pero no estamos haciendo ¡¡¡¡NADA!!!! Estamos guardando ese regalo tan precioso para nosotros mismos con la mentalidad de “Yo estoy salvo. No importa nada más”. Al contrario, amado mío, nos toca a nosotros llevar el evangelio a cada esquina de la tierra. Hay una población de personas con un pasaje directo para el infierno. ¿Dónde está la pasión para el perdido? ¿Dónde está la urgencia para traer a más personas a los pies de Cristo?

    Oración: Señor, perdóname por tener una mentalidad egoísta. Ayúdame a ser imitador de Ti. Y ayúdame a pensar en mi prójimo y a amarlo como Tú me amas a mí. Aviva el fuego y pasión en mí para buscar al perdido y enseñarle quién eres Tú. Siembra en mí una urgencia para llevar el evangelio adonde Tú me envías. AMEN.

  • martes, 14 de marzo de 2017

    “Simplemente Échalas”
    Leer Lucas 5:4-7 y Mateo 4:19.

    No sé a cuantos le gusta la pesca, pero hay algo curioso en ese primer capítulo: Jesús le dice a Simón Pedro que eche las redes y aunque ya él lo había intentado sin conseguir algo, lo obedeció. Puede ser que el panorama ahora mismo parezca que tienes peces y piensas que no vale la pena ni tan siquiera seguir a Jesús, pero el resultado al final va a depender de ti. Pedro obedeció al Maestro y obtuvo resultados que jamás había logrado. Si siquiera se lo esperaba pues la circunstancia no se lo permitía.

    Cuando Jesús comenzó su ministerio les dijo “Venid en pos de mí y os haré pescadores de hombres”. Así mismo te dice hoy “Sígueme” aunque tu alrededor no se vea bien, Sígueme. Aunque sientas miedo, Sígueme. Aunque estés cansado, Sígueme. Aunque ya no sientas fuerzas, Sígueme. Aunque pienses que no vale la pena Sígueme. Y te aseguro que la experiencia será inolvidable. Algo bien importante de los buceadores  es que ninguno se va a la orilla del mar, todos se sumergen, en profundidades y ahí es donde se encuentran con maravillas que en la orilla jamás hubieran encontrado.

    Nunca te arriesgues a perderte algo grande, hermoso e inesperado. Simplemente, echa las redes.

  • UNIDOS: martes, 21 de marzo de 2017

    “La Práctica Hace la Perfección”

     

    ¿Has escuchado a alguien decir, “No sé cómo hablarle de Dios a otra persona” o “No sé cómo presentar el plan de salvación a otra persona”? Tal vez tú mismo lo has dicho.

    Permíteme hacerte unas cuantas preguntas más. Pero quiero que contesten en grupo:

    1. ¿Cómo aprendiste a montar una bicicleta?
    2. ¿Cómo aprendiste a jugar un deporte?
    3. ¿Cómo aprendiste a hablar otro idioma?
    4. ¿Cómo aprendiste a hacer tu trabajo?

    Estoy seguro que tuviste que tener un maestro, y tuviste que practicar mucho hasta poder dominarlo bien. ¿Correcto?

    Bueno, Jesús nos manda a hacer algo sumamente importante en Mateo 28:19-20. Dice, “Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo.” Primero, nos da un mandato. ¿Y qué hay que hacer con un mandato? Obedecerlo. Segundo, nos da una promesa. Así que no solamente nos manda a hacer discípulos sino promete estar con nosotros. ¿Entendiste? No hay que hacerlo solo. Él estará con nosotros. Él te dará la oportunidad y las palabras para poder obedecerlo.

    No obstante, hay que conocer bien el Plan de Salvación para entonces presentarlo a otra persona y cumplir con la Gran Comisión. Así que…a practicar los unos con los otros.

    He aquí unos versos bíblicos para ayudarles en el proceso:

  • martes, 28 de marzo de 2017

    “Bienaventurado”
    Leer Romanos 10:14 y Juan 20:29.

    ¿Qué pasa cuando te preguntan por algo que nunca habías visto ni escuchado? No puedes dar una respuesta ¿verdad?

    Tomás fue el discípulo que simplemente no creyó en la resurrección de Aquel con quien caminó por años. Necesitaba asegurarse de eso de frente a Jesús mismo y cuando lo logró, entonces creyó.

    Hay algo seguro en estos momentos, y es que ninguno es del tiempo de Jesús, por ende, los que creemos, es por pura fe. ¡Bienaventurado eres! Si aún no entiendes como esto puede pasar, en el mismo capítulo de Romanos pero en el versículo 17 vemos como la fe es por el oír y el oír es por la palabra de Dios. La fe en Él no va a venir porque alguien me dijo que creyera ni tan siquiera porque te lo estoy diciendo en este devocional. La fe es por oír la Palabra de Dios mismo, es por TU relación con Él. Bienaventurado somos no tan solo por creer sin haber visto, sino porque somos quienes vamos a ayudar a aquellos que no han escuchado, aquellos que no creen aún. Sé que puede ser confuso pues te acabo de decir que la fe no viene por medio de alguien que me dice, pero Dios nos comisionó, y nos prepara para ser Sus herramientas aquí en la tierra. Somos quienes podemos esparcir esa Palabra, y así mismo como le prometió a Sus discípulos de aquel tiempo, nos promete a los discípulos de hoy día: “he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amen”.

About the Author